Miércoles, 2018-12-12
My site
Site menu
Statistics

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0
Login form

JUAN JOSÉ ARREOLA

Sobre el inspirarse natural y consciente por nuestro entorno sumado al sobrenatural:

En esta ocasión recordamos al narrador y poeta Juan José Arreola, uno de los grandes representantes de la ficción breve, a 13 años de su fallecimiento, con una entrevista realizada en 1971 en la que habla sobre política, Federico García Lorca, la misión del poeta y más.

Testimonios para el martes 27 de julio (1971).

Radio Universidad presenta: “Testimonios” (se escucha el Concierto No. 1 de Richard Strauss, en E-flat Major, Op. 11: I. Allegro, II. Andante, III. Allegro-rondo), en esta ocasión Josefina Millán de Solares entrevista a Juan José Arreola.

(Josefina) Señor Arreola, usted ha asegurado que su postura política es desde hace años la misma; los últimos acontecimientos acaecidos en el país, ¿no la han modificado?

(Arreola) Eh, le contesto…, en dos secciones, la primera es esta: Efectivamente, yo pienso lo mismo que pienso ahora desde el año de 1936; fue la guerra civil española, la que me hizo, como se dice, y se abusa diciéndolo: “tomar conciencia”; es decir, darme cuenta de que era el mundo de mis años juveniles, y, la guerra civil me hizo reaccionar de una manera afortunadamente sentimental, porque el asesinato de García Lorca me hizo ver como a todo joven, que entre el bien y el mal, es difícil establecer matices o, realizar una especie de componenda para hacer aceptable lo inaceptable; desde entonces para mí, hay una figura negra en el mundo, como aquel borrego negro que me siguió cuando yo tenía apenas un año de edad y unos meses más, la figura de Francisco Franco, se me volvió la figura del verdugo; Lorca fue para mí la víctima, Lorca fue para mí el pueblo, porque por boca de Lorca habló el pueblo de España, desde Garcilaso hasta sus días; entonces, yo tomé partido, el partido del pueblo, que Lorca representaba siendo su cantor más excelente en el momento en que cayó, en el momento en que fue sacado de una manera dolorosamente eh, “afectuosa”, de la casa del otro poeta amigo suyo y granadino, Luis Rosales; en ese momento, Franco se volvió el verdugo de la pureza, el verdugo del pueblo, y sigue siendo para mí la imagen del mal sobre la tierra; tal vez, la desaparición física de Hitler me hace odiar más aún la figura de Francisco Franco; entonces, yo ya no me puedo equivocar; estoy siempre de parte del pueblo, y de parte de los que hablan por él, con su voz más profunda, más simple, y más bella.

(Josefina) ¿Cuál es la misión, si es que la tiene, de la poesía dentro de un sistema político?

(Arreola) Perdóneme usted, Josefina, pero todavía no he acabado de contestarle a su primera pregunta, que como dije, debía constituir dos secciones, porque se trata de dos cosas; repítame usted la segunda parte de su primera pregunta.

(Josefina) Claro, claro…: los últimos acontecimientos acaecidos en nuestro país, ¿no la han modificado?

(Arreola) Ni tienen por qué modificarla, vea usted, eh, tal parece que nosotros, deberíamos ser un pueblo, un país, que estuviera al margen de lo que ocurre en todo el mundo; lo que ha pasado en México, en los últimos años, en 1968, y en este mismo año, no tiene por qué modificar mi criterio ni mi pensamiento político: México, padece, valga decirlo así: “padece las crisis y los problemas que en todas partes del mundo se confrontan, se verifican, se realizan, se cumplen”: el problema de la juventud insubordinada ante un mundo adulto en el que no puede creer hasta que ese mundo adulto modifique por lo menos en lo esencial, en lo capital, su actitud y su posición, pues es natural que los jóvenes no quieran seguir viviendo en el mundo que hemos construido para ellos hasta ahora. Yo creo que el mundo de nuestros días no es habitable, y el hecho de que la parte mejor de la humanidad, la parte más nueva, se dé cuenta, y tome conciencia, para repetir la frase hecha que dije antes, de que: “hemos ido por un camino equivocado” desde hace aproximadamente seis mil años, me parece sumamente benéfico, y no tendríamos nosotros por qué conservar una paz, una paz ficticia, y casi anodina dentro de un mundo que no está en paz, y entonces, la rebelión juvenil, y las medidas desacertadas, o ya con tendencia al acierto para conciliar; y hay que decir aquí otra palabra de moda, el: “diálogo”, que parecía imposible entre el mundo de los adultos, entre el mundo de los viejos, entre el mundo histórico y el mundo de los jóvenes, el mundo de los nuevos, que es el de el nuevo mundo; me parece perfectamente posible y lógico, que ese entendimiento nazca, a partir de un drama, porque si el drama no ocurre, la conciencia no despierta; y entonces, hay un hecho muy claro: Los jóvenes tenían ya tomada su actitud desde antes, los adultos creíamos que era posible seguir jugando al mismo juego con nuestras cartas marcadas, ¿verdad?, nos sentíamos como los prestidigitadores infalibles, ¿verdad?, que el público juvenil no iba a sorprender nuestras trampas: ¿pero cómo eso iba a ser posible?, si les hemos dado a los jóvenes, y hasta a los niños, desde su edad más temprana, la facultad que se documenten acerca de nuestros actos; cuando todos los niños y los jóvenes del mundo ven que en todas partes del mundo ocurren cosas funestas, atroces, criminales: ¿podríamos acaso, seguir contándoles el cuento… infantil, el cuento que distrae a la mente infantil, ¡si les estamos exhibiendo en las esquinas de las calles, el crimen individual y el genocidio!? ¡No se podía! Entonces, los jóvenes han encontrado que hay una profunda, y muy grave diferencia entre nuestro credo externo y predicado, y la acción que todos los días cometemos; es decir, hay una diferencia, ¿me comprende?, entre la teoría y la práctica; entonces, naturalmente, los jóvenes nos preguntan: Oigan ustedes, ¿dicen una cosa, como el cura del pueblo en el púlpito, y hacen otra en la vida? ¡No estamos de acuerdo! Y de ese desacuerdo, ante la tendencia severa, ante la tendencia patriarcal, ante la tendencia disciplinaria del adulto: tenía que surgir la rebelión, el ataque, la pedrada contra el cristal falso, que por más colores distintos que tenga, no alcanza a deformar la realidad; no había más remedio, que el acto de insubordinación, la falta de respeto al adulto personal, y a la cultura universal; y entonces, de ese acto agresivo, y del castigo, que todavía el adulto impuso como el “dómine” escolar, que a palmetazos quería someter al que no entendía por qué dos y dos son cuatro; de eso tenía, y por fortuna ha surgido, una voluntad por parte del mundo adulto…, concretamente por parte de las autoridades de todos los países de la tierra, una nueva actitud, (de) decir: “te voy a oír”, como el padre que le dice por primera vez a su hijo, en el umbral de la adolescencia: “quiero que hablemos como amigos”: ¡Ojalá sea cierto!, de parte de los adultos, porque de parte de los jóvenes yo sé que es cierto.

(Josefina) Y ahora sí: ¿Cuál es la misión, si es que la tiene, de la poesía dentro de un sistema político?

(Arreola) Mmm; fíjese usted, curiosamente al referirme a Lorca, eh… respondí parcialmente a esto, pero voy a ampliar un poco la exposición: Dije que Lorca habló por su pueblo, ¡y habló maravillosamente!, por su pueblo, en todos los órdenes del sentimiento y de la acción personal, de la acción política, de todo. Fue una voz que dijo muchas cosas españolas que hacía falta decir; como ya lo habían dicho antes hombres tan distintos como Miguel de Unamuno, y Ramón María del Valle – Inclán y Montenegro: “el Marqués de Bradomín”, naturalmente que hay una relación muy grande, porque, el poeta, y esto lo sabemos todos, el poeta habla por un pueblo, cuando habla bien, y es y está identificado con ese pueblo, del que viene a ser una especie de condensación “conciencial”; el verdadero gran poeta, es una suma de conciencia: social, política, sentimental, en todos los órdenes: El poeta condensa lo que está disuelto en el pueblo; entonces, cuando el poeta es realmente, y en esto, …digo poeta pensando en “Los profetas bíblicos”, cuando sienten que el mundo cruje, que hay una marea obscura, que el hombre ha abandonado su camino hacia el hombre; porque usted sabe que el hombre está siempre a medio camino hasta ahora, entre la bestia y el ángel, y no logra hallar el equilibrio de lo realmente humano; entonces, el poeta cumple una misión específica y maravillosa; y el poeta puede ser el cantor popular, que con su guitarra y con su voz, como en nuestros días, ¿verdad?, entona la canción del descontento por lo que ocurre actualmente en el mundo, y la canción de la esperanza, en pro de un mundo futuro.

(Josefina) ¿Qué opina usted de los escritores que relacionan directamente su creación literaria con su postura política, asegurando que una y otra tienden a lo mismo?

(Arreola) Eh, tienen razón, como tienen razón los poetas líricos, que escriben, ¡ah…! ¡a la mujer que aman!; es decir, que creen que sienten el amor, y lo dicen; hay que aclarar…, no para siempre; yo no soy nadie que pueda aclarar nada para siempre, pero hay que intentar…, poner las cosas en su sitio; fíjense ustedes, en que… la poesía no tiene un tema, es decir, la poesía tiene todos los temas del ser y de la vida; la política, como el amor, como la patria, en el sentido de… de posesión de una tierra carnal, localizada, y momentánea, porque nuestra vida es pasajera, en ese cantar a la tierra en que se nace, o sencillamente referirse al crepúsculo, o al ruiseñor, o al cenzontle, para ser aquí más, más donde estamos, para estar más donde estamos; es natural que todos los temas sean posibles para una elaboración auténtica y personal, ¿por qué no los temas políticos van a serlo? Desde el principio de los tiempos se ha cantado a los héroes; incluso de manera dolorosa para nosotros, los que queremos un mundo de paz y de concordia. Se cantó a los héroes que defendieron el lugar del mundo en que nacieron, o aquellos incluso que atrozmente fueron a invadir, a aumentar, a añadir un poco más de territorio a lo que ya tenían; si se cantó a esos hombres: ¿por qué no cantar los dramas sociales? En el siglo pasado, Francia tuvo una pléyade de poetas obreros, de poetas que cantaban, y deploraban, cantando, fenómenos sociales; sólo mencionaré a uno, cuyo entierro fue tan solemne; no, no tan solemne, menos solemne que el de Víctor Hugo, pero mucho más henchido de savia y de llanto popular: el de Béranger; Béranger que había cantado las miserias del pueblo francés, generalmente parisino. Si en el siglo pasado, Aglaé Saint-Hilaire, una muchacha de nombre verdaderamente poético, ¿verdad?, y Anaïs Ségalas, esas dos criaturas femeninas, a quien yo debo un tributo, se unieron a todo un movimiento juvenil de obreros, de campesinos, para tratar de hacer que el pueblo de Francia cantara canciones, y dijera poemas en pro de los humildes: ¿me va a parecer extraño que sea legítimo, que un poeta de nuestros días… se refiera a los problemas políticos de nuestro tiempo, de su país y del mundo, y haga de ellos la parte principal de su obra? ¡No me extraña!, lo único que exijo, como hombre y como lector, y como hombre aficionado a los dones del espíritu manifestados en palabras, que esa poesía sea buena; usted imagínese, en América Latina tenemos a Rubén Darío, a José Martí, a Carlos Pellicer, a Pablo Neruda, que han hecho una magnífica poesía política, y tal vez el ejemplo del último, de Neruda, nos haga ver con claridad ¡los riesgos! que corre el poeta que se mete con temas políticos, y sobre todo con nombres que representan, o dirigen movimientos políticos, cómo las ideas más bellas y más altas, (que) se corrompen en el tamaño humano, y a veces en la vileza de los hombres, que en un momento dado son héroes, y que luego decaen, y caen en el vicio del poder; en ese momento el poeta corre un gran riesgo. Si usted canta a un contemporáneo, aunque sea el contemporáneo más excelso, corre el riesgo de que poco después el suelo se le vaya a usted definitivamente de las plantas. Piense usted, en lo que le ha ocurrido concretamente a Pablo Neruda, él ha cantado a Stalin, (pero) cuando Stalin es derrocado del poder…, del pedestal que ocupaba, en ese momento parece que perdiera realidad y verdad el canto de Neruda. Y, aquí está lo que hay que decir de una vez por todas: Si cuando Neruda se refiere a Stalin, lo hace con grandeza, a pesar de la caída que puede ser temporal de… Joseph Stalin, la poesía sigue siendo válida; pero si sólo fue un comentario a la obra perecedera de Stalin, y digo perecedera porque se puede referir a circunstancias que ya dejaron de ser realidad, entonces esa poesía sucumbe, junto con la figura que (la) cantaba.

(Josefina) Borges en cambio ha asegurado que la literatura es un sueño dirigido, ¿qué opina usted de esto?

(Arreola) Mmm, usted sabe, como saben tantos, en México, en América Latina, …donde se habla castellano, y entre quienes les interesa… nuestra literatura, los esfuerzos que hacemos cada uno, mayores o menores, saben que yo profeso una admiración muy grande a Jorge Luis Borges, pero mi admiración está fundamentada…, y en este momento, perdón, claramente dirigida hacia los valores literarios, estrictamente prosísticos de Borges, porque, hasta en su poesía, lo que más me importa y me interesa, son las lecciones que me da, para la prosa, o en los versos, cuando Borges es más prosaico, en el sentido que es la estructura sintáctica original de la prosa castellana, me refiero concretamente a sus últimos poemas, en cuartetos rimados…; esa admiración es muy grande, y existe, pero yo no puedo estar de acuerdo, en que la literatura o la poesía sean “un sueño dirigido”; yo creo que mientras el autor es el timonel de su obra, tendremos poco, por eso en el caso mismo de Borges, lo que mejor tenemos de él es su trabajo sobre la materia… del lenguaje; en cambio, si un autor dirige su novela, su cuento, su poema, yo creo que lo limita, porque toda dirección humana es racional, y lo que nos importa es todos; y en este caso, Borges, es uno de los escritores menos visitados por el genio. El genio no es algo individual, el genio trasciende a la persona, a quien lo ejerce. Entonces, el genio, se posesiona del hombre, y lo vuelve su medio de expresarse, el genio es universal y general y popular; el individuo es aquel que sirve de medio para que se abra paso esa corriente que lo trasciende desde muy atrás en el pasado, y que va muy adelante hacia el futuro. Aquel que se sienta dueño de las corrientes que lo transitan, que lo traspasan, ¡está perdido!, y puede ser un hombre tan inteligente como Alduos Huxley, o como el propio Borges, o como Baltasar Gracián, de quien Borges se ha burlado en un poema, cuando ese poema parece ser la propia definición del arte de Jorge Luis Borges; ¡no!, el poeta que puede dirigir su sueño, no es Shakespeare, ni es Góngora, y no sigo mencionando nombres. Esos poetas no dirigieron su sueño, se dejaron dirigir por un sueño extenso, por el sueño que sueñan todos los hombres.

Radio Universidad presentó: “Testimonios” (se escucha el Concierto No. 1 de Richard Strauss, en E-flat Major, Op. 11: I. Allegro, II. Andante, III. Allegro-rondo). En esta ocasión, escucharon ustedes la entrevista de Josefina Millán de Solares a Juan José Arreola.

(Millán de Solares, J. Testimonios: Juan José Arreola. Radio Universidad, martes 27 de julio de 1971:22 min.55 seg.; transcripción con fines educacionales y didácticos; URL: https://web.archive.org/web/20170121024651/http://www.fonotecanacional.gob.mx/index.php/113-audio-del-dia/568-juan-jose-arreola).

Quisiera ahora agregar los nexos a la mejor revista literaria - filosófica que Juan José Arreola conoció:

 

Revista de Occidente: Obras completas de José Ortega y Gasset y sus amigos (~5748 p.):

Tomo 1 (~577 p.):

http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%201.pdf

https://web.archive.org/web/20160806074829/http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%201.pdf

Tomo 2 (~750 p.):

http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contemporánea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%202.pdf

https://web.archive.org/web/20161113231159/http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%202.pdf

Tomo 3 (~640 p.):

http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%203.pdf

https://web.archive.org/web/20161113231312/http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%203.pdf

Tomo 4 (~552 p.):

http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%204.pdf

https://web.archive.org/web/20161113231450/http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%204.pdf

Tomo 5 (~626 p.):

http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%205.pdf

https://web.archive.org/web/20161113231529/http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%205.pdf

Tomo 6 (~514 p.):

http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%206.pdf

https://web.archive.org/web/20161113231716/http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%206.pdf

Tomo 7 (~575 p.):

http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%207.pdf

https://web.archive.org/web/20161113232123/http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%207.pdf

Tomo 8 (~661 p.):

http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%208.pdf

https://web.archive.org/web/20161113232232/http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%208.pdf

Tomo 9 (~853 p.):

http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%209.pdf

https://web.archive.org/web/20161113224846/http://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contempor%C3%A1nea/Ortega%20y%20Gasset/Obras%20completas/Tomo%209.pdf

También he querido anexar mi serie de nexos a los archivos de audio que Arreola más leía y escuchaba:

A última hora decidí documentar algo de audio y video disponible acerca de Arreola (siendo éste el Apéndice VI de mi "Arreolanza"):

1. Testimonios – La misión del poeta (Lorca), 27-07-1971

Ésta es la entrevista que aquí transcribimos: 23 minutos de audio del archivo de la “Fonoteca nacional”, y cuya médula es: “si un autor dirige su novela, su cuento, su poema, yo creo que lo limita, porque toda dirección humana es racional, y lo que nos importa es… ¡el genio! …que se abra paso esa corriente que lo trasciende… un sueño extenso…”.

2. Ciencia y sociedad – Babilonia y Babel: El escritor como moralista, 17-08-1973

https://web.archive.org/web/20180403011640/http://fonotecanacional.gob.mx/index.php/escucha/audio-del-dia/113-audio-del-dia/2180-audio-del-dia-juan-jose-arreola 

3. Un conjunto de cinco audios extra (aparte de la parte central del primero, buscar en dicho sitio sus nexos directos):a) Arreola lee en francés en su casa mientras juega ajedrez (07-09-1979), b) Arreola habla sobre sus remordimientos y sobre Orozco, de su programa “Vida, cultura y magia”, canal 2 (12-10-1979), c) Arreola habla con Antonio Alatorre acerca del Dante, leen su soneto “Saludo a Beatriz” (Tanto gentile) en italiano y en dos versiones en español, la de Dámaso Alonso y la de Maristany, d) Arreola habla de Papini y de cuando Fidel Castro y el Che Guevara andaban por la Cd. de México, e) Arreola habla de piedras preciosas y de los años veintes (un cilindrero de la capital los acompaña con música), de “Vida, cultura y magia”, canal 2 (03-10-1979):

https://web.archive.org/web/20180326195250/http://fonotecanacional.gob.mx/index.php/escucha/secciones-especiales/187-juan-jose-arreola

4. Arreola da una conferencia póstuma en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada: https://youtu.be/jzyZy8PSQNE

Semblanzas de su vida:

5. Canal 22: “Los imprescindibles del siglo XX”: https://youtu.be/XiEFUEW35QA  

6. Canal 11: “Historias de vida”: https://youtu.be/Ldk0TKh7NhM

Y aquí tenemos a Juan José Arreola leyendo su obra:

7. Compilación en marcha por “Cecilia” (Eduardo Ortiz Moreno, ir a su nexo directo): https://web.archive.org/web/20170721085718/http://www.cecilia.com.mx/arreola.htm

Aquí podrán escuchar los siguientes textos leídos por Arreola, en colaboración con Eduardo Lizalde (los pongo del más al menos gustados por mí): a) El guardagujas, b) De balística (el favorito de Arreola mismo), c) Interview; por Arreola sólo: d) El lay de Aristóteles, e) El discípulo, f) Cocktail Party, g) Corrido, h) Loco de amor, i) Epitafio, j) Gravitación, k) Una mujer amaestrada, l) Apuntes de un rencoroso, m) Balada; Lizalde solo lee: n) Parábola del trueque, o) Doxografías (todas), y l). Además, en el sitio original: http://www.cecilia.com.mx/arreola.htm se pueden encontrar dos excelentes “improvisaciones” de Arreola, de su disco “Poesía, mujer y mundo”, así como sus lecturas de sus poetas favoritos (Velarde, Pellicer, Lugones, Gutiérrez Nájera, Lorca, Neruda, Urbina, los Machado, Guillén, Villon, Badajoz, Apollinaire; en los tres últimos Isabel Villey lo acompaña con laúd, tiorba y guitarra barroca, con un canto de Ronsard por Claudia Arreola); yArreola lee a J. Martí: http://www.cecilia.com.mx/marti.htm

8. Garrido lee de “Memoria y Olvido” (Del Paso): “La lectura infantil de Arreola”: https://web.archive.org/web/20180403022258/http://fonotecanacional.gob.mx/index.php/escucha/secciones-especiales/126-dia-de-muertos-escritores/1563-juan-jose-arreola  

9. Y alguunos más leen el inicio de la obra de teatro de Arreola “La hora de todos”: https://hearthis.at/fonoteca-nacional/fn10060001256/

Además, y también gracias a “Cecilia”, podemos encontrar el audio de algunos (más de 77) de los escritores favoritos de Arreola, y esto será tan sólo una probada; recomiendo descargar el audio que sea de su interés usando: https://en.savefrom.net/ pues la mayoría de los textos los leen sus propios autores (también en orden de preferencias; y por favor, en las siguientes listas, se vale hacer correcciones):

  1. Darío: http://www.cecilia.com.mx/dario.htm (leen Gelman, Bonifaz y Torres).
  2. Pellicer: http://www.cecilia.com.mx/pellicer.htm
  3. Velarde (leído por Arreola): http://www.cecilia.com.mx/lopezvelarde.htm
  4. Ortega, Cajal, Inclán, Azorín: http://www.cecilia.com.mx/voces.htm
  5. Juan Ramón Jiménez: http://www.cecilia.com.mx/jimenez.htm
  6. Borges: http://www.cecilia.com.mx/borgesvinilos.htm
  7. James Joyce: http://www.cecilia.com.mx/joyce.htm
  8. Rafael Alberti: http://www.cecilia.com.mx/alberti.htm
  9. Calderón de la Barca: http://www.cecilia.com.mx/calderon.htm
  10. Nervo: http://www.cecilia.com.mx/nervo.htm
  11. Gorostiza: http://www.cecilia.com.mx/gorostiza.htm
  12. León Felipe: http://www.cecilia.com.mx/felipe.htm 
  13. García Lorca: http://www.cecilia.com.mx/garcialorca.htm
  14. Villaurrutia: http://www.cecilia.com.mx/villaurrutia.htm
  15. Torri: http://www.cecilia.com.mx/torri.htm
  16. Gabriela Mistral: http://www.cecilia.com.mx/mistral.htm
  17. Sartre: http://www.cecilia.com.mx/sartre.htm
  18. Reyes: http://www.cecilia.com.mx/reyes.htm
  19. Usigli: http://www.cecilia.com.mx/usigli.htm
  20. Neruda: http://www.cecilia.com.mx/neruda.htm
  21. T. S. Eliot: http://www.cecilia.com.mx/eliot.htm
  22. Tablada: http://www.cecilia.com.mx/tablada.htm
  23. Oliverio Girondo: http://www.cecilia.com.mx/girondo.htm
  24. Dámaso Alonso: http://www.cecilia.com.mx/alonso.htm
  25. Torres Bodet: http://www.cecilia.com.mx/torres.htm
  26. González Martínez: http://www.cecilia.com.mx/gonzalezmartinez.htm
  27. Placencia, Urbina, Godoy: http://www.cecilia.com.mx/religiosa.htm
  28. Sor Juana Inés de la Cruz: http://www.cecilia.com.mx/sorjuana.htm
  29. Nandino: http://www.cecilia.com.mx/nandino.htm
  30. Díaz Mirón: http://www.cecilia.com.mx/diazmiron.htm
  31. Miguel Hernández: www.cecilia.com.mx/hernandezm.htm
  32. Faulkner: http://www.cecilia.com.mx/faulkner.htm
  33. Ezra Pound: http://www.cecilia.com.mx/pound.htm
  34. Thomas Mann: http://www.cecilia.com.mx/mann.htm
  35. Azuela: http://www.cecilia.com.mx/azuela.htm

Y algunos buenos amigos a los que Arreola leyó, o editó y publicó:

  1. Julio Cortázar: http://www.cecilia.com.mx/cortazar.htm
  2. Alí Chumacero: http://www.cecilia.com.mx/chumacero.htm
  3. José Luis Martínez: http://www.cecilia.com.mx/martinez.htm
  4. Emmanuel Carballo: http://www.cecilia.com.mx/carballo.htm
  5. Nicolás Guillén: http://www.cecilia.com.mx/guillen.htm
  6. Vicente Leñero: http://www.cecilia.com.mx/lenero.htm
  7. Diez-Canedo, Bergamín, Moreno-Villa: http://www.cecilia.com.mx/rejano.htm
  8. Jaime Sabines: http://www.cecilia.com.mx/sabines.htm
  9. Agustín Yáñez: http://www.cecilia.com.mx/yanes.htm
  10. Rosario Castellanos: http://www.cecilia.com.mx/castellanos.htm
  11. Guadalupe Amor: http://www.cecilia.com.mx/amor.htm
  12. Efraín Huerta: http://www.cecilia.com.mx/huerta.htm
  13. Max Aub:http://www.cecilia.com.mx/maxaub.htm
  14. Coronel Urtecho: http://cecilia.com.mx/coronel.htm
  15. Felisberto Hernández: http://www.cecilia.com.mx/hernandez.htm

Conversaciones excelentes:

Con Borges: https://web.archive.org/web/20170503222154/http://www.elconfesionario.com.ar/noticias/63.htm

Preciado recuerda: https://web.archive.org/web/20180407123643/https://www.razon.com.mx/el-ultimo-alumno-de-juan-jose-arreola

J. L. Martínez evalúa: https://web.archive.org/web/20180405144158/https://revistas-filologicas.unam.mx/literatura-mexicana/index.php/lm/article/viewFile/427/426 (cuenten errores de edición).

Search
Site friends
  • Create your own site
  • Copyright MyCorp © 2018
    Alojamiento web gratis - uCoz