Personal site - Hablar en Lenguas 1
Lunes, 2016-12-05
My site
Site menu
Statistics

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0
Login form
Catadores de la Palabra en Google+

Sobre el hablar en lenguas, una manifestación del espíritu santo que mora en nosotros:

 

Fernando Castro Chavez

 

Introducción:

 

Procedentes de Dios para nosotros, tenemos ahora entre otras cosas:

 

1 - El poder de creer para ser hechos hijos de Dios, si confesamos con nuestra boca que Jesucristo es nuestro Señor y si creemos con nuestro corazón que Dios le resucitó de entre los muertos. Este es el nuevo nacimiento, es el nacer de la simiente de Dios, la cual es el espíritu santo de Dios dentro de nosotros, es decir, Cristo en nosotros, nuestra salvación (Romanos 10:9-10, Colosenses 1:27, Efesios 2:4-10).

 

2 – El poder de manifestar de 9 maneras diferentes que tenemos el espíritu santo dentro de nosotros: mediante las manifestaciones de inspiración, las cuales son tres: (1) el hablar en lenguas en nuestra vida personal; (2) el hablar en lenguas con interpretación y (3) el hablar palabra de profecía, y éstas dos últimas se escuchan cuando estamos con otros creyentes, para edificación por medio de exhortación y consolación. El recibir revelación de Dios por medio de tres manifestaciones: (4) Palabra de Ciencia, (5) Palabra de Sabiduría y (6) Discernimiento de espíritus. Finalmente, el actuar con poder mediante tres evidencias del espíritu en nosotros: (7) fe, (8) milagros y (9) dones de sanidades (1 Corintios 12:7-10 y todo el capítulo 14. El cómo de usar estas evidencias del espíritu (manifestando cada uno de nosotros el Amor de Dios) se encuentra en 1 Corintios 13).

 

3 – El poder de producir el fruto del espíritu santo morando y actuando en nosotros por medio del aplicar las manifestaciones del espíritu santo mencionadas anteriormente por nuestra libre voluntad. Este fruto del espíritu también se compone de nueve partes: (1) amor, (2) gozo, (3) paz, (4) paciencia, (5) benignidad, (6) bondad, (7) fe, (8) mansedumbre y (9) templanza (Gálatas 5:22-23).

 

4 – El recibir de Dios, de acuerdo a su voluntad, la cual es buena, agradable y perfecta, alguno de los cinco dones de ministerios para el servicio del resto de los creyentes, conformando entre todos, el cuerpo de Cristo: (1) apóstoles, (2) profetas, (3) evangelistas, (4) pastores y (5) maestros (Efesios 4:11-13). Estos dones de ministerios son dones recibidos por la gracia de Dios y benefician a otras personas conforme son puestos en práctica, son para el perfeccionamiento de los santos (es decir todos aquellos seres humanos vivos y llenos del espíritu santo) en su mente renovada. Desde luego, en nuestro corazón debe de estar el ardiente y creciente anhelo de servir a Dios y a otros creyentes, es decir pedir para recibir.

 

5 – El persistir recordando día y noche, constantemente, la bendita esperanza de la segunda venida de Cristo por su Iglesia, los miembros de su cuerpo, los creyentes renacidos del espíritu santo de Dios. Con la venida de Cristo por nosotros veremos la consumación del ser librados de la ira venidera (es decir, seremos librados de todo aquello que está escrito en el libro del Apocalipsis que sucederá sobre la tierra, ya que para ese entonces ¡nosotros estaremos en las alturas con Cristo!) gracias a que Cristo ya fue resucitado por nosotros. Entonces tendremos un cuerpo espiritual semejante al que Cristo tiene ahora, entonces estaremos en el mismo lugar donde Cristo está ahora (tenemos ya nuestro lugar reservado por Dios, de hecho ¡Dios nos considera prácticamente allá!: Efesios 1:20 y 2:6), y para siempre estaremos con Cristo (Estudiar cuidadosamente todo el capítulo de 1 Corintios 15, 1 Tesalonicenses 4:13-18, 2 Tesalonicenses 2:1-17, Romanos 5:9, 1 Tesalonicenses 1:10, 1 Tesalonicenses 5:9).

 

ROMANOS 5:8 "Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. 9 Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. 10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. 11 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.”

 

1 TESALONICENSES 1:10 "y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libró de la ira venidera.

 

1 TESALONICENSES 5:8 "...nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo. 9 Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, 10 quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él. 11 Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.”

 

Para unos estudios más detallados acerca de nuestra bendita esperanza, la cual es la venida de Cristo POR nosotros revisar (en Inglés) la página:

 

http://www.cortright.org/framhope.htm

 

6 – Tenemos también la habilidad de renovar nuestras mentes para alinearlas conforme a la Palabra de Dios, la cual es la Voluntad de Dios. La mente renovada conforme a la Palabra de Dios es nuestra clave al poder, ¡existen más de 900 promesas en su Palabra que Dios tiene reservadas para los que le creen!, con nuestra mente llena de la Palabra de Dios podemos abrir los tesoros, es decir conocer los privilegios, los derechos (por ejemplo: sabiduría, justificación, santificación y redención, (1 Cor. 1:31), etc...) y las habilidades que tenemos dadas por Dios a partir de nuestro nuevo nacimiento, este es el uso y operación del Cristo dentro nuestro, es el ¡usar las 9 manifestaciones del espíritu y todo aquello que procede de Dios! (Romanos capítulo 12).

 

7 – Tenemos total autorización de Dios y total responsabilidad dada por Dios de ejercer el ministerio de la reconciliación y Dios nos encargó la Palabra de la reconciliación. Es decir, podemos ayudar a renacer del espíritu de Dios a otras personas y enseñarles cómo es que pueden manifestar el hablar en lenguas, el resto de las manifestaciones, la Palabra de Dios correctamente dividida, es decir, dejando que ella hable y se explique por sí misma con sólidos principios de estudio e investigación Bíblica, y las otras maravillas de Dios para nosotros en esta era de gracia, por eso Dios dice que nosotros somos sus "EMBAJADORES en nombre de Cristo” (2 Corintios 5:17-21).

 

El nuevo nacimiento:

 

Aunque todos los puntos anteriores son preciosas gemas de Dios para nosotros en esta era y en estos tiempos, en esta oportunidad quisiera concentrarme explicando algo acerca del hablar en lenguas:

 

¿Cómo puedo hablar yo en lenguas desconocidas como parte de la manifestación del espíritu de Dios en mí?

 

Lo Primero es que – Necesitas renacer de nuevo del espíritu de Dios. No es posible usar algo que aún no tienes.

 

Romanos 10:9-10

 

"que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.”


Cuando se confiesa con la boca que Jesús es el Señor y se cree en el corazón que Dios resucitó, es decir, levantó a Jesús de entre los muertos, Dios entonces crea un nuevo espíritu en el hombre, en ese hombre que antes de esta confesión tenía solamente cuerpo y alma. En el momento mismo en el que tu crees en lo más profundo de tu ser que Dios resucitó a Cristo de entre los muertos, tú eres salvo. Tú tienes ahora vida eterna habitando en tu interior.


http://www.cortright.org/bornagn.htm


 

Este es el milagro de la conversión, de la Salvación, del Nuevo Nacimiento, un milagro de Dios en el que un hombre o mujer de cuerpo y alma se vuelve una nueva creación de Dios, teniendo ahora cuerpo, alma y espíritu.


El espíritu santo dentro de ti es algo que jamás se puede perder. Las emociones van y vienen, pero la Palabra de Dios permanece para siempre, y en ella leemos que el espíritu santo dentro de ti es "simiente incorruptible”. Jesucristo garantizó que Dios jamás daría algo dañino a sus hijos, y Dios nunca muere, y además, Dios nunca miente. Especialmente hablando del don de espíritu santo Jesucristo nos pide que lo recibamos y nos dice:


Lucas 11:9-13

"Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?"


Si tú eres renacido del espíritu de Dios, si ya has sido revestido en tu interior con todo el poder del espíritu santo, ahora tú puedes adorar al Dios verdadero mediante el espíritu. Para adorar a Dios en espíritu es necesario hacer uso de la manifestación de ese espíritu santo que recibimos de Dios al momento del Nuevo Nacimiento, al momento de nuestro renacer de Dios. La manifestación del espíritu que produce adoración verdadera es el hablar en lenguas.

 

El hablar en lenguas:

 

Hablar en una lengua desconocida para el que la habla es una manifestación externa en el mundo de los sentidos de la realidad y presencia interna del poder del espíritu santo. Y es una de nueve manifestaciones. Es la operación de tu habilidad dada por Dios mediante la cual tú puedes producir palabras en un lenguaje que no entiendes. Es el espíritu de Dios en tí quien te habilita para que tú hables en lenguas.


Algunos de los beneficios del hablar en lenguas

 


1. Para tu propia edificación

      

1 Corintios 14:4a

"El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica”...


       Judas 20

"Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el espíritu santo


2.     Para hablar con Dios secretos divinos


1 Corintios 14:2

"Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a  Dios; pues nadie (que hable en lenguas) entiende, aunque por el espíritu habla misterios”


3.     Para hablar de los maravillosos hechos de Dios


Hechos 2:11b

...”les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.”


4.     Para magnificar a Dios


     Hechos 10:46

          "Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios.”


5.     Para orar perfectamente


Romanos 8:26,27

"Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.


Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.”


6.     Para dar gracias bien


1 Corintios 14:17a

          "Porque tú (cuando hablas en lenguas), a la verdad, bien das gracias”...


7.     Para tener el testimonio de que somos hijos de Dios


Romanos 8:16

"El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios”... 


 

 8.     Para saber que tú eres co-heredero con Cristo


Romanos 8:17a

..."Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo”... 


 

 9.     Para fortalecerte en tu hombre interior


Efesios 3:16

"para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu”


10.                        Como testimonio para los incrédulos -


1 Corintios 14:22a

"Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos”...


Marcos 16:17

"Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas”...


11.                        Reposo para nuestras vidas


Isaías 28:11b,12b

"Porque... en extraña lengua hablará a este pueblo, 12 ...Este es el reposo; dad reposo al cansado; y este es el refrigerio; mas no quisieron oír.”


1 Corintios 14:21

"En la ley está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo; y ni aun así me oirán, dice el Señor.”

 

El creyente operando la manifestación del espíritu llamada hablar en lenguas será edificado espiritualmente, el creyente puede usar esta manifestación en dos situaciones: en público y en privado:

 

(1) La mayor parte del hablar en lenguas por el creyente es en su propia vida personal. Como tal, el hablar en lenguas en privado será oración o alabanza a Dios, nuestro padre, y por lo tanto, en este caso nunca ha de darse interpretación. Esta oración y alabanza es también conocida en la Biblia como: "oración en el espíritu.” Cuando tú hablas en lenguas es el espíritu de Dios en tí en directa comunicación con tu Padre celestial y eterno, por lo cual, tu espíritu es edificado.

 

(2) Un creyente puede hablar en lenguas públicamente en una reunión de creyentes. Cuando una persona públicamente habla en lenguas, siempre debe de interpretar. Un mensaje en público nunca es una oración, es un mensaje procedente de Dios para la gente presente en ese momento.

 

Tanto el hablar en lenguas en público como en privado, en nuestra vida personal, son ambos llamados "hablar con Dios”.

 

http://www.cortright.org/sit.htm


No esperes a que Dios te haga hablar en lenguas desconocidas. Dios nunca te controla, Dios nunca posee. Dios te da la habilidad, a tí te toca usarla. Tú eres quien ha de hablar. La única diferencia entre el hablar en lenguas y el hablar en tu lengua nativa es el contenido de lo que hablas. Pero en ambos casos, tú eres el que habla. En el hablar en lenguas tú no tienes que pensar lo que vas a decir, es Dios quien provee las palabras CONFORME TÚ LAS HABLAS, pero recuerda: las lenguas que hablas como manifestación del espíritu santo, tú mismo no las entiendes.


1 Corintios 14:2

"Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a  Dios; pues nadie (que hable en lenguas) entiende, aunque por el Espíritu habla misterios.”


Cuando hablas en lenguas desconocidas tú no entiendes las palabras. El nuevo lenguaje es foráneo a tí – pero tú eres el que habla. Hablar en lenguas es hablar en un lenguaje "humano o angelical”


1 Corintios 13:1a

      "Si yo hablase lenguas humanas y angélicas”...


El hablar en lenguas es hablar un lenguaje. Tú eres quien habla, Dios es quien te da las palabras.

Una mayor cantidad de detalles y respuestas a preguntas acerca de la importancia del hablar en lenguas se encuentra en inglés en la página:

 

http://www.cortright.org/whysit.htm

 

También una mayor cantidad de detalles y referencias acerca del orar con espíritu santo se encuentra en inglés en la página:


http://www.cortright.org/sitpray.htm

 

Notas acerca del hablar en lenguas :

 

(notas tomadas en una excelente clase de estudios Bíblicos a la que asistí en el año 2000. Publicadas bajo el título de "La Glosolalia Hoy (Hablar en Lenguas)", en la revista "Expresión Espiritual", 1(1):14-15).

 

Dios escogió la manifestación del hablar en lenguas para anunciar el inicio de la era de gracia en el día de Pentecostés, donde por primera vez los 12 apóstoles hablaron en lenguas en el Templo de Jerusalén. Ellos primero recibieron el nuevo nacimiento, el poder desde lo alto, el ser bautizados con espíritu santo, ya que ésta era la promesa de Dios, "la promesa de mi Padre”, que les anunció Jesucristo. Los 12 apóstoles, instantes después de su nuevo nacimiento ¡hablaron en lenguas!.

 

El hablar en lenguas es para nuestra edificación espiritual personal. También es la señal de que tenemos espíritu santo dentro nuestro de una manera incondicional. En el día de Pentecostés, cuando los 12 apóstoles hablaron en lenguas, esto llamó tanto la atención que como 3,000 personas creyeron, es decir, renacieron del espíritu de Dios y a continuación hablaron en lenguas también.

 

Hablar en lenguas es nuestra oración perfecta a Dios, ¡a Dios!. Antes de Pentecostés se podía orar solamente con el entendimiento, lo cual se puede seguir haciendo actualmente, pero además, ¡ahora podemos orar con el espíritu que Dios puso dentro nuestro cuando renacimos!, y este es el orar en lenguas. Antes de Pentecostés era imposible orar y adorar a Dios en espíritu y en verdad, es decir, orar y adorar a Dios en lenguas, pero después de Pentecostés, todo creyente renacido puede orar y adorar a Dios en espíritu y verdad, lo cual es orar y adorar en lenguas. Este nuevo tipo de oración está sujeto a nuestra voluntad, al igual que lo está la oración con nuestro entendimiento. Hablar en lenguas jamás es por posesión, jamás es para usar a las personas como "canales espirituales”, pasando por encima de su libre albedrío, jamás sobrepasando su libre voluntad. Nuestro Dios verdadero, el padre de nuestro Señor Jesucristo jamás hace eso.

 

El hablar en lenguas es para nuestro hablar con Dios, no para hablar con los hombres. Si acaso otros humanos entienden nuestro hablar en lenguas, como sucedió en el día de Pentecostés, esta es una gran bendición adicional, pero su diseño no es para ser usada como una habilidad lingüística con la que se pueda hablar cualquier lenguaje que se desee hablar, si eso sucede, eso es una bendición añadida, pero ese no es el propósito primario de esta manifestación.

 

En las reuniones de la Iglesia Cristiana, como en el primer siglo, se ha de manifestar lenguas con interpretación y palabra de profecía, que son las palabras de Dios o en nombre de Dios que nosotros hablamos por inspiración, sin premeditación, seleccionando Dios lo que hemos de decir en ese mismo momento, Dios selecciona las palabras que hemos de decir del tesoro de la Palabra de Dios que ya hemos aprendido y que mora en nuestro corazón, que es la parte más central e íntima de nuestra mente. De la abundancia de nuestro corazón habla nuestra boca, seleccionando Dios lo que hemos de decir entonces. Estas dos manifestaciones mantienen la presencia de Dios viva y cercana a nosotros, los miembros del cuerpo Cristo, sus hijos amados. Recibir Palabra de Profecía es semejante a recibir Lenguas con Interpretación en las reuniones de creyentes. Estas manifestaciones son de inspiración y han de ser claramente diferenciadas de las manifestaciones de revelación.

 

Hablar en lenguas no es un don, no es el don de lenguas, como erróneamente se ha dicho. Para entender esto siempre recordar que Dios no tiene favoritos, que Dios no hace acepción de personas, es decir, Dios no hace diferencia o distinción entre sus hijos para darles a unos más y a otros menos, son ellos los que de acuerdo a su deseo y a sus habilidades desarrollan más o menos cada una de las manifestaciones dadas por igual a todos sus hijos por Dios (ejemplo comparativo de habilidades naturales: aunque tenemos los cinco sentidos: vista, oído, olfato, gusto, tacto, no todos nosotros somos pintores o pianistas, pero tenemos la habilidad de usar pinceles y de manipular teclados). Hablar en lenguas es una de nueve manifestaciones del don de espíritu santo recibido al momento de nuestra salvación. No es una habilidad natural, no es una habilidad intelectual, es la manifestación del espíritu. Como ya vimos, no está diseñada para hablar con otros hombres ni para entender un lenguaje diferente al nuestro, de hecho hablamos en lenguas y nuestra propia mente no entiende lo que decimos, si acaso personas de otra nacionalidad están cerca cuando hablamos en lenguas y entienden lo que decimos en lenguas, este es un milagro, el cual tiene un provecho, como sucedió en Pentecostés, y es por tanto una bendición añadida.


Para ir a la segunda parte: http://fdocc.ucoz.com/index/0-74

 

Search
Site friends
  • Create your own site
  • Copyright MyCorp © 2016
    Alojamiento web gratis - uCoz