Personal site - agua en marte y en la luna
Lunes, 2016-12-05
My site
Site menu
Statistics

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0
Login form
Catadores de la Palabra en Google+

Las Aguas que Están Sobre los Cielos

Fernando Castro Chávez

 Salmo 148:4, 6

4 Alabadle, cielos de los cielos, Y las aguas que están sobre los cielos.

6 Los hizo ser eternamente y para siempre; Les puso ley que no será quebrantada.

 Basados únicamente en la Biblia, ¿qué tan lejos llegaron los estudiosos bíblicos del pasado en su entendimiento de estas aguas que se encuentran más allá del espacio exterior? Algunos ejemplos se presentan a continuación:

 1 - John Gill declara:

 "... El Sr. Gregory (en sus "Notas y Observaciones”, &c. c. 23. p. 110, &c.) es de la opinión, que un abismo de aguas por encima de la más suprema órbita es a lo que aquí se refiere o a un gran abismo entre los cielos y los cielos de los cielos en donde, como en una gran bodega, yacen las profundidades, en las que Dios tiene sus tesoros de nieve, granizo, y lluvia, y desde donde sacó las aguas que ahogaron al mundo en el diluvio universal... El Targum dice: "...aguas, que por la Palabra (del Señor) cuelgan por encima de los cielos'', en las que queda manifiesta la gloria de un sorprendente poder, sabiduría, y bondad. Los Sirios y los Árabes del pasado estaban persuadidos de que más allá de los límites de los cielos visibles, había un gran mar sin límites; que algunos (Vid. Steeb. Coelum Sephirot. Heb. c. 7. s. 3. p. 126, 127. junto con las obras del mencionado Sr. Gregory…, p. 110) suponen que son las aguas que aquí se mencionan."

John Gill's Exposition of the Entire Bible. in e-Sword.

 Desde luego estos tesoros de nieve, granizo y lluvia son de una categoría diferente que la nieve, granizo y lluvias a los que estamos acostumbrados aquí en la tierra. El mega-granizo de los meteoritos y cometas pareciera estar más a tono con estas escrituras.

 ¿No les parece como si nuestra luna y la luna de Saturno (Enceladus) entre otras, hubiesen sido bombardeadas en el pasado por una "lluvia” procedente del espacio exterior en forma de meteoritos y/o cometas quizás semi-derretidos?

 2 - C. H. Spurgeon, declaró en relación con el Salmo 148:4:

 Dejad que el mar de lo alto ruja, y su plenitud, ante la presencia de Jehová, el Dios de Israel. Hay algo de misterio acerca de estas supuestas reservas de agua; pero, sean lo que sean, y como sea que sean, ellas le darán la gloria al Señor nuestro Dios. Dejad que los más desconocidos y desconcertantes fenómenos asuman su función en la alabanza universal "... al "Que establece sus aposentos entre las aguas …" (Sal 104:3a)… Sus majestuosos salones se encuentran adornados con las aguas que se encuentran por encima del firmamento. Las habitaciones superiores de la gran casa de Dios, los cuartos secretos ubicados muy por encima de nuestro entendimiento, las cámaras del palacio en el cual reside, tienen sus cimientos en los torrentes que forman el océano de las alturas. A aquello que carece de solidez, Él le confiere estabilidad; Él no necesita de vigas y armazones, porque Su palacio se sostiene por Su propio poder.

C. H. Spurgeon's Treasury of David (Two Volumes). 1940. Zondervan Publishing House. (The Treasury of David, by C. H. Spurgeon, in e-Sword).

 Para que las aguas sirvan de cimiento, me pareciera que hubiesen de estar congeladas; sin embargo, Dios es el dueño de las más avanzadas estrategias y "tecnologías”.

 3 - Albert Barnes añade:

 "La alusión aquí es a las aguas que parece que están por encima… que parecen proceder de alguna región superior, algún cielo superior".

Barnes Notes on the Old and New Testaments (14 volumes) 1983. Baker Books.

10724 pages (Albert Barnes' Notes on the Bible, in e-Sword).

4 – Adam Clarke explica acerca de éste versículo:

 "Cielos superiores a los cielos (los Cielos de los cielos – los de mayor altura); sistemas de sistemas que se extienden mucho más allá del sistema solar, como lo hacen más allá de los más profundos abismos… Esto se refiere a Gén 1:7, nubes, vapores, vientos, exhalaciones, lluvia, nieve, y meteoros de toda clase."

Adam Clarke's Commentary. Abridged by Ralph Earle. 1997. Nelson Reference.

1360 pages. Also: Adam Clarke's Commentary on the Whole Bible. Kindle Edition. 2008. GraceWorks Multimedia. 13349 kb (Adam Clarke's Commentary on the Bible. Adam Clarke's 1810/1825 commentary and critical notes on the Bible, in e-Sword and The Sword Project).

 Aquí de nuevo, al referirse Clarke a nubes y fenómenos celestes "de toda clase” que llevan agua, se incluyen aquellas nebulosas, meteoritos, bólidos, cometas, etc., que existen en el vacío del espacio exterior de nuestro Universo.

 Génesis 1:6-7

6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.

7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.

 5 - Keil y Delitzsch declaran:

 "Keerl, [hace] la atrevida afirmación de que la masa de agua que entraba por las ventanas del cielo en el diluvio era diferente de la lluvia que cae de las nubes. Es un agua que se encuentra más allá de los límites de la atmósfera terrestre... esta noción pudiera también estar sustentada en cosas que van más allá de nuestro conocimiento de la naturaleza. Las Escrituras, desde su primera hasta su última página, reconocen la existencia de aguas celestiales, en relación a las cuales, las aguas de la lluvia [terrestre] son como un dedo apuntando hacia arriba (ver Gén. 1:7)... eternamente y para siempre (Sal. 111:8), v.gr., con el fin de conservar por siempre la posición asignada por Él en la plenitud de Su creación."

Keil & Delitzsch - Commentary on the Old Testament (10 Volumes), C. F. Keil & F. Delitzsch. 1996. Hendrickson Publishers. (Keil & Delitzsch Commentary on the Old Testament, in e-Sword).

 6 - La ISBE (International Standard Bible Encyclopedia) presenta la siguiente referencia bajo la palabra "Astronomía", dentro de su sub-sección III. "Fisiografía":

 "El Firmamento. (1) La Concepción Hebrea. Por encima de la tierra esférica se extendía el "firmamento”, hecho en el segundo día de la creación para "dividir las aguas de las aguas" (Gén. 1:6). Para los Hebreos, el "firmamento" era el vacío aparente de arriba, (2). Y tal "firmamento" "debe de ser traducido como "expansión" o "espacio", y se refiere al "vacío" de Job 26:7. A la "expansión" se le designó el dividir "las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión" (Gén. 1:7), y de esto se ha argumentado que las aguas de las alturas deben de haber sido consideradas como restringidas en un depósito hermético, equipado con esclusas o compuertas que pudieran ser abiertas"

The International Standard Bible Encyclopedia (4 Volumes). James Orr, John L. Nuelsen, Edgar Young Mullins, et al. 1994. Hendrickson Publishers. 3185 pages. (International Standard Bible Encyclopedia (ISBE), James Orr, M.A., D.D. General Editor; John L. Nuelsen, D.D., LL.D. Edgar Y. Mullins, D.D., LL.D. Assistant Editors; Morris O. Evans, D.D., PhD. Managing Editor; Melvin Grove Kyle, D.D., JJ.D. Revising Editor, 1844-1913 ed., in e-Sword and in The Sword Project). 

Aquí, al referirse la ISBE a un depósito hermético con compuertas para contener las aguas, la idea que la Biblia nos transmite es más bien la de que el Universo es el que se encuentra circunscrito, rodeado por las inmensas aguas del océano exterior. Como dice en Proverbios 30:4: ...¿Quién envolvió las aguas en su manto?... (La Biblia de las Américas; y en inglés: ...Has anyone wrapped up the sea...? que traducido es ...¿acaso alguien ha revestido al mar?..., Contemporary English Version). También sabemos que el segundo día de Génesis 1 se refiere al ordenamiento del universo pre-existente mediante la Palabra de Dios.

 7 – "Cuando Dios habló con Job, le dijo:

Job 38:22-23

22 ¿Has entrado tú en los tesoros de la nieve,

O has visto los tesoros del granizo,

23 Que tengo reservados para el tiempo de angustia,

Para el día de la guerra y de la batalla?

 

"¿Existen tesoros en la nieve o en el granizo?  El versículo 23 sigue siendo futuro. Hace pocos años los científicos declararon decididamente que existen "cubos de hielo flotantes" pesando de doscientos a trescientos libras cada uno, flotando en el espacio. Yo no sé si ellos están en lo cierto o no, pero mi Biblia dice que va a haber grandes piedras de granizo, "...los tesoros del granizo, que Tengo reservados para el tiempo de angustia, Para el día de la guerra y de la batalla?..."  Simplemente nos estremecemos con la revelación recibida por esos hombres desde hace muchos, pero muchos miles de años."

 

V.P. Wierwille. 1980. God's Magnified Word. Volume IV, Studies in Abundant Living. 3rd Printing, American Christian Press, p. 62.

Cuando el Dr. Wierwille se refiere a que: "mi Biblia dice que va a haber grandes piedras de granizo”, además de la apocalíptica revelación de Job citada por él mismo, las siguientes escrituras me vienen a la mente:

 Ap. 8:7 El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde.

Ap. 8:11 Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo.

Ap. 16:21 Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento (más de treinta kilos); y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande.

Ez 38:22 Yo litigaré contra él con peste y con sangre; y haré llover sobre él, sobre sus tropas y sobre los muchos pueblos que están con él, una lluvia impetuosa y piedras de granizo, fuego y azufre.

 A continuación traduzco parte de lo investigado por el equipo de "Philologos” y publicado en 1998 en relación con profecías apocalípticas:

 "La Biblia dice que Dios separó las aguas que estaban por debajo de las aguas que estaban por encima (en los cielos)... Gén. 1:6-7… declara que Dios creó una gran cantidad de agua que Él colocó en los cielos, es decir, en el espacio exterior. ¿Existe alguna evidencia que pruebe la exactitud de esta declaración de la Biblia?. La existencia de agua en el espacio exterior parecía improbable, por decir poco, para los científicos, hasta muy recientemente. Sin embargo, descubrimientos astronómicos adicionales han probado concluyentemente que masivas cantidades de agua existen en el espacio, justo como la Biblia lo declaró. Naturalmente, debido a las temperaturas extremas, las aguas en el espacio se congelan en hielos permanentes. Recientemente, nuestros satélites descubrieron grandes cantidades de hielo polar en Marte, así como en los anillos de Saturno. Además, ahora sabemos que gigantescos cometas viajando a través de nuestro sistema solar están compuestos por masivas cantidades de hielo.”

 http://philologos.org/bpr/files/Sky_Signs/ss021.htm


 "Un gigantesco bloque de hielo procedente del espacio exterior se impactó con la tierra a principios de este siglo al norte de Rusia: 'La mañana del 30 de Junio de 1908, una sorprendente explosión ocurrió en Siberia central... Los testigos describieron un enorme bólido meteórico visible en el cielo durante unos cuantos segundos. Otros testigos, a una distancia de 60 kilómetros (36 millas) del punto de impacto, fueron derribados... Sacudidas sísmicas se registraron por todo el mundo... este evento se debió a la colisión con la tierra de un bloque de hielo con un peso de 30,000 toneladas que... liberó la energía equivalente a aquella de una bomba termonuclear de 12 megatones.' (J. Audouzze, 1985. The Cambridge Atlas of Astronomy, Cambridge University Press, p. 219). Los investigadores descubrieron que esta explosión en Siberia fue causada por un pequeño fragmento del cometa Encke que se despedazó durante su paso a través de nuestro sistema solar. La más reciente investigación ha revelado que masivas cantidades de hielo existen también en el extremo externo de nuestro sistema solar, la Nube de Oort (Oort Cloud)... es una vasta región de espacio que se estima posee tantos como "un trillón" (trillion) de grandes cometas compuestos de hielo y roca. Cada gran cometa se calcula que contiene como "un trillón" de toneladas (trillion tons) de hielo. La gran cantidad de agua en nuestros océanos es menos que una fracción de las cantidades de agua que existen en el 'firmamento de arriba', en los cielos, como se reporta en el Libro del Génesis. Un pasaje de Job también se refiere al hielo y a la escarcha de los cielos:

Job 38:28-31

 28 ¿Tiene la lluvia padre?

¿O quién engendró las gotas del rocío?

29 ¿De qué vientre salió el hielo?

Y la escarcha del cielo, ¿quién la engendró?

30 Las aguas se endurecen a manera de piedra,

Y se congela la faz del abismo.

31 ¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades,

O desatarás las ligaduras de Orión?”

 The Signature Of God, by Grant R. Jeffrey. 1998. Thomas Nelson 400 pp.

 La otra referencia que "Philologos” proporciona corresponde a la Universidad de Iowa y se relaciona con los miles de cometas pequeños cargados de agua que a diario penetran, depositando grandes cantidades de vapor de agua en las partes superiores de nuestra atmósfera:

 http://smallcomets.physics.uiowa.edu/www/may28-1.html

De hecho, la evidencia de agua en el espacio exterior se está acumulando a pasos agigantados, casi casi en cada esquina del universo, en satélites, planetas, cometas, meteoros, meteoritos, bólidos, nebulosas, etc... Que es parte del agua que rodea al Universo y que alcanzó a penetrar en los días de Noé.

Plutón, siendo uno de esos gigantescos cubos de hielo que habitan las órbitas distantes al sol, ha perdido actualmente su estatus de planeta.

Quisiera a continuación transcribir un par de reseñas que publiqué en el CIATEJ (dependencia del CONACyT) entre 1996 y 1997, con respecto al descubrimiento inicial del agua en el espacio exterior, en el lado oscuro de la luna, y de que hubo agua en Marte, con una pequeña fracción actualmente congelada en sus polos:

Agua en la Luna

A finales de 1995 la agencia espacial europea puso en órbita su telescopio espacial de infrarrojos llamado ISO.

Esta tecnología ha detectado inconfundiblemente la huella de las moléculas del agua flotando en el espacio cual grandes icebergs que flotan en una órbita alejada del sol.

Aún desde la Tierra puede ser observada con un telescopio esa agua espacial congelada.

Dicen que el calor estelar podría evaporar ese hielo, alcanzando una temperatura de 30 º C según Ewin Van Dishoeck (Observatorio de Leiden, Holanda).

El 3 de diciembre de 1996, el departamento de defensa norteamericano declaró que su sonda espacial Clementine se encontró con un lago de agua congelada dentro de un cráter gigante en el lado oscuro de la luna, en su polo sur.

Dicho cráter tiene una profundidad de 12 km (compárese con el Everest que tiene unos 8.85 km de altura) y un tamaño del doble que Chipre. "La señal recibida concuerda con la del hielo", señaló Paul Spudis (Instituto Lunar y Planetario de la Universidad Rice).

¿Una posibilidad más para la Tierra?, Una posibilidad más para reflexionar acerca de lo que pudo haber sucedido para que esa agua llegara hasta allí. Una posibilidad más para reflexionar sobre la creación magnífica del Universo.

Agua en la Luna. Fernando Castro Chávez. COMUNICA-CIATEJ 8(17), Diciembre 18 de 1996. Guadalajara, Mx.

Sobre el Agua en Marte

Ahora sí, con esta reciente información de que hubo agua en Marte, ya son tres las evidencias de la presencia del agua en el espacio exterior, suficientes como para el establecimiento de una visión astronómica diferente para la ciencia. Las otras dos evidencias son la información de que hay agua congelada en uno o más cráteres del lado oculto de la luna, y la de que hay hielo flotando en una órbita alejada del sol.

 La idea de la curvatura del espacio propuesta por Albert Einstein concuerda con la visión de que el universo es esférico, así como lo son los cuerpos existentes dentro de él (planetas, satélites y estrellas).

 El hecho es que el pequeño auto de la NASA (el Pathfinder), enviado para tomar fotos y muestrear el suelo de Marte, ha encontrado piedras redondeadas ("rodadas", como las piedras y rocas que se observan cuando uno va al mar), por efecto del movimiento de las aguas que hubo sobre su superficie, y además, que algunos de sus componentes rocosos sólo se forman ante la presencia del agua y de la temperatura (v.gr., andesita y cuarzo).

La prácticamente nula atmósfera de Marte muestra que este planeta no estaba diseñado para retener esa agua que cayó en él, y la prueba de eso es que tal agua ya no está allí.

 Esto nos lleva a reconsiderar lo siguiente: que además de que el universo es esférico, está rodeado por agua, y que hace mucho tiempo, se rompieron los confines del Universo, derramando parte de esa agua periférica y bañando a sistemas, satélites y planetas, hasta anegar también completamente a nuestro planeta Tierra.

 Por el diseño de la Tierra, esa agua se redistribuyó entre las nubes, los mares y los ríos y lagos, tanto externos como subterráneos; pero en el caso del planeta Marte, la mayoría de esa agua se escapó. Algunos suponen que una poca de esa agua quedó en alguno de los polos de Marte.

 La panorámica astronómica anterior se basa primeramente en lo que entendemos del tan antiguo y tan cierto libro del Génesis.

 Sobre el Agua en Marte. Fernando Castro Chávez. Comunica-CIATEJ 9(14), Agosto 4 de 1997. Guadalajara, Mx.

La más reciente referencia nos dice: "Sí, ciertamente nos encontramos con agua. Y no encontramos solamente una poca. Encontramos una cantidad significativa", dijo Anthony Colaprete, científico líder en la misión LCROSS (13 de Nov., 2009).

Éstas referencias a agua en el espacio exterior nos ayudan a entender el diluvio universal que sucedió en los días de Noé.

 Concluimos con otra referencia que pudiera referirse a esta agua, probablemente congelada, que rodea a nuestro Universo:

 Job 37:18 (Nueva Versión Internacional)

18 ¿puedes ayudarle a extender los cielos,

sólidos como espejo de bronce bruñido?
 
Recientemente uno de mis pequeños y santos sobrinos (Ed) me inspiró a observar que Dios ordenó "Sea la luz" el prímer día, para poder derretir las aguas que inundaron por completo al Universo y que se encontraban congeladas por haber apagado al sol y a toda otra luminaria celestial. Una vez derretidas por el calor de esa luz del primer día, en el segundo día, Dios "separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así."
  

Search
Site friends
  • Create your own site
  • Copyright MyCorp © 2016
    Alojamiento web gratis - uCoz